952 27 57 61 Tienda de Madrid

BLOG

TRAJES DE FLAMENCA NEGROS

27 diciembre, 2017.

El típico traje de flamenca hace mucho que ha comenzado a admitir todo tipo de modificaciones, transformaciones y adaptaciones a la moda que vivimos cada año,  algo que podemos comprobar en cada nueva edición del Salón de la Moda Flamenca (SIMOF). Jóvenes diseñadores que juegan a ‘salirse del tiesto’ de lo políticamente correcto y que juegan con la tradición para hacerse un hueco en el complicado mundo de la moda flamenca.

 En los últimos años, hay una tendencia que está tomando un especial protagonismo sobre las pasarelas y que se traslada cada año al real de la feria, ya sea la de Sevilla o la de cualquier rincón de Andalucía, y es el traje negro. Debido quizás a su versatilidad, al hecho de que admita tanto el largo como el corto, y que luzca igualmente con un popelín fino, hilo, muselina, o crepé, lo cierto es que cada año vemos más propuestas que nos hacen plantearnos el elegir este color para nuestro próximo vestido de flamenca. Tanto de día como de noche, en liso o jugando con estampados de todo tipo, hay un vestido negro para cada estilo.

– ” Todo al negro ” ; Trajes de flamenco negros.

traje-flamenca-negro

Si algo nos da el negro, es la opción de llevarlo en versión total look. Si nos decidimos por un vestido de este color, tenemos que pensar que es un tono que de por sí da sensación de pesadez, así que es buena idea optar por tejidos ligeros, huyendo de la seda salvaje, el raso o la tela vaquera, y buscar que el patrón cuente con volantes canasteros, que no aporten un extra de volumen y que tengan una caída muy sutil.

Mejor también optar por volantes largos, tanto en el bajo como en las mangas. Si queremos llevarlas largas, el volante podría salir de debajo del codo, haciendo el efecto de manga larga cuando en realidad no es más que una ¾.

Cómo complementarlo

Otra de las ventajas que nos da el color negro para los trajes de flamenca es que podemos introducirle prácticamente cualquier color para complementarlo, ya hablemos de pendientes, peinetas, flores, mantones o flecos. Si queremos ceñirnos a un clásico, el rojo siempre va a ser nuestra primera opción.

Un rojo sangre que destaque con fuerza contra el negro del vestido, un contraste que funciona tanto en un sentido como en otro, pudiendo integrar el negro en flecos y flores sobre un vestido rojo. Para las más atrevidas, podemos optar también por complementos que jueguen con colores más arriesgados, como un berenjena que combine con tonos de gris y que siguen manteniendo la oscuridad del negro y la elegancia de una paleta sobria.

Negro de Noche. 

Disfrutar la feria de noche es uno de los grandes atractivos para los amantes de esta semana de fiestas, pero también la única opción para aquellos que trabajan y sólo pueden acudir al real cuando ya se ha puesto el sol. Y aunque es cierto que hay veces que te pilla la noche con el vestido que llevas puesto el día entero, hay diseños que están especialmente pensados para estas horas del día.

Centrándonos en los vestidos negros, tenemos además la ventaja de que es el color para la noche por excelencia. Hay una más que amplia gama de vestidos que juegan con el típico traje de gala y lo enlaza con el traje de flamenca para crear diseños que incluyen tejidos como el terciopelo, las transparencias, el encaje y escotes que pueden ser más amplios de lo que podemos ver durante el día, incluyendo una de las tendencias de la temporada como el escote Bardot, que deja al descubierto los hombros.

Estampados

Hay ocasiones en las que queremos que el negro no sea el protagonista total del vestido y para ello buscamos camuflarlo o simplemente acompañarlo con estampados que hagan que el color reine en el look. Si hay un estampado que le va bien al negro es, sin duda alguna, el de flores. Unas buenas rosas rojas, con las hojas verdes para dar un toque más de color, en tamaño XXL, espaciadas sobre el tejido para no saturar.

Otra opción es estamparlo con lunares, teniendo en cuenta que el binomio blanco/negro siempre es una apuesta ganadora. Tipo cabeza de alfiler o lenteja, no hace falta que el patrón del estampado se mantenga por todo el tejido, pudiendo alternarlo en los volantes con algunos completamente lisos, o distinguiendo la parte del cuerpo del vestido y la falda.

Los trajes de flamenca negros son un lienzo que nos permite introducir el color, estampado, y forma que queramos para así lograr el vestido de flamenca que más nos encaje. Con la trayectoria que ha ido llevando y todas las innovaciones que permite introducir, el traje de flamenca negro tiene todas las papeletas para convertirse, de aquí a un plazo muy corto de tiempo, en el LBD de la moda flamenca.

© 2018 Guadalupe Moda Flamenca - Desarrollado por Aulatina