952 27 57 61 Tienda de Madrid

BLOG

El flamenco , también muy importante en América

29 octubre, 2018.

El flamenco es más que un baile, es una expresión artística donde los movimientos y los cantos dicen más que mil palabras. Necesitas muchos años de estudio y ensayos para poder comprenderlo. Es una mezcla entre las culturas árabe, judías y gitanas que llegó a España en el siglo XV y que cristalizó en Andalucía.

Hay ciertos rumores que dicen que probablemente el flamenco nació de las fiestas de los antecedentes gitanos en donde se presentaban y seguían al ritmo de la música que hoy conocemos como una manifestación artística a nivel mundial.

En el flamenco, los cantes son los cantos andaluces y tienen sentimientos profundos que se acompañaban siguiendo un compás singular. Este baile junto con este instrumento tiene un estilo denominado “abandolao” del que surgieron diferentes grupos gracias a los cantaores. Sin embargo, a partir de principios del siglo XX algunos cantantes comenzaron a surgir y fueron evolucionando emigrando a hacia otras tierras desconocidas, en especial hacia América Latina, tanto Sudamérica como América Central.

Para conocer un poco más del flamenco debes saber que los palos, son una variedad muy tradicional del cante flamenco. Se destacan las Alegrías, Bulerias, fandangos, tangos y sevillanas, que dan ese espíritu expresivo y brillante al flamenco. Existen también los toques solistas de los guitarristas flamencos, que forman parte de un sistema armónico modal donde el guitarrista practica una interpretación guitarrística del flamenco con el uso del pulgar para generar una melodía de carácter acústica. Esta técnica se caracteriza por ser un elemento de percusión que crea fuerza al ritmo del baile, aunque algunas canciones de flamenco se interpretan “a palo seco”, que quiere decir “a capella”, sin acompañamiento de guitarras.

Primeras huellas del flamenco en América

En aquellos días donde se produjo el mestizaje, las conquistas y las pérdidas de tierras en América, así como muchos europeos que emigraban al nuevo continente en busca de un futuro mejor fue cuando se llevó el flamenco y algunos de sus máximos esponentes a tierras americanas.

A inicios del siglo XX el baile del flamenco arrasó en los teatros. Antonia Mercé “La Argentina” coreografió piezas de compositores clásicos nacionales, así como Laura de Santelmo y Pastora Imperio junto con Carmen Amaya. Ellas demostraron el arte del flamenco en los grandes escenarios de América, donde huyeron tras estallar la Guerra Civil española. En los siguientes años en el baile flamenco destacaron estas bailarinas que el público aclamaba y que nuevos bailadores comenzaron a relucir formándose parejas como los Chavallillos, Sevillanos Rosario y Antonio.

Hubo un auge de gran magnitud en el flamenco por toda América. Entre los distintos grupos, cabe destacar Los palos de ida y vuelta, que se comenzó a difundir en el mundo del flamenco en los años treinta a través de la figura del cantaor Pepe Marchena. También hubo grandes cantaores como El Lebrijano y personalidades que van desde Serrat hasta Martirio. Los cantes de ida y vuelta, como la guajira, la colombiana y la milonga, están emparentados con el folclore sudamericano.

La milonga es una música originaria de Argentina que cuenta la influencia que hubo entre América y Andalucía. En la Milonga flamenca y la milonga argentina el ritmo es similar y en otras ocasiones no son tan iguales, pero nos hablan siempre del amor y el desamor. Se prolongaron hasta finales de los años cincuenta y se escuchaban en reuniones, clubes y salones. Se manifestaban solo como unas melodías instrumentales, donde sólo interesaba bailar en pareja y no escuchar el cantaor.

La guajira se le conoce por el nombre de “guajire” que es un campesino cubano. Las guajiras flamencas tienen un compás de 12 tiempos. Se visten de colores claros con muchas flores y abanicos, junto con su toque tropical y sensual mientras taconean sentadas. Las guajiras nos ofrecen letras románticas que se presentan en los escenarios y que cantan coplas antillanas. Y la colombiana, como Palo flamenco, creado por el cantaor Pepe Marchena con la primera versión que lleva como título “mi colombiana”, contiene 6 versos de ocho sílabas y la melodía métrica se considera sobria en compás binario.

El flamenco es un género puro, pero a medida que pasan los años la melodía fue adquiriendo otros ritmos provenientes de América. Al viajar, ellos proporcionaban todo tipo de información para ese entonces en donde no existían los medios avanzados de comunicación que hay en la actualidad.

Hoy existen muchísimas escuelas de bailes alrededor del mundo. Americanos, indios, japoneses, etc, siguen enseñando sobre los escenarios y destacan el compás, la elegancia y la figura del flamenco.

Modelo de vestido de novia flamenca adquirido por una clienta americana a Guadalupe moda Flamenca.

novia-flamenca-america

© 2018 Guadalupe Moda Flamenca - Desarrollado por Aulatina